Puedes hacer grandes cosas

Actualizado: 12 de dic de 2018

Yo quería hacer grandes cosas para Dios. Quería dejar huellas en la vida de la gente y ser de gran influencia para muchos.

Por años le pedí a Dios que me prepara para la tarea especial que pronto llegaría a mi vida.

Pero el tiempo parecía mostrarme un cuadro de tonos grises que opacaba mi horizonte: Seguía entre la misma gente, en la misma ciudad y en el mismo oficio.

Día tras día ,nada interrumpía la monótona rutina de mi devenir por las mismas calles , y bajo las idénticas miradas de aquellos que me vieron crecer.

Me pregunté por muchos años, si era este el verdadero lugar que Dios me había asignado en el universo, y no entendía porque me había dotado de talentos si no podía invertirlos en grandes cosas.

Hasta que una mañana, mientras lloraba sintiéndome inútil y fracasada, El Señor me respondió en el silencio de una oración.

“Hija mía:

Las grandes obras que te agigantan a la vista de los hombres,no son las que el cielo estima como grandes cosas; son los pequeños y diarios detalles los que se consideran extraordinarios delante de mi..

Yo no mido la magnitud de la obra por los grandes resultados ,sino por la devoción con que la haces.

Para dejar huellas perennes en la vida de la gente, no necesitas ser popular, ni renombrado; solo necesitas empeñarte en hacerlos felices como pocos se han esforzado.

Necesitas enseñarles a mirarse a sí mismos en otro espejo, que en el que hasta ahora se han mirado, y hacerlos sentir que son importantes para mí, porque lo son para ti.

Para ser una persona de gran influencia no necesitas estar precisamente rodeada de grandes multitudes.El poder de la influencia se mide por la cantidad de vidas que tocas; y en la vida te encontrarás con mucha gente.

Y si después de haberte conocido ya no son los mismos porque les inspiraste a ser mejores , y vislumbran en ti un destello celestial a pesar de tu imperfecta humanidad, difícilmente olvidaran tus palabras y de gran influencia serás.

Las grandes cosas para mi , son insignificantes a la vista de los hombres:

Alentar a un amigo deprimido, vendar la patita coja de un perrito herido; sonreír a quien todos miran con desprecio; saludar a quien todos evitan ; preocuparte por las lágrimas de aquel que vive ignorado; detenerte a escuchar a quien necesita ser estimado; abrazar a un niño cuando desconsolado llora porque ha roto su juguete ;extender la mano a quien nada puede ofrecerte a cambio; consolar a una madre que sufre la ingratitud de su hijo; compartir un pedazo de tiempo con ese anciano que se siente abandonado; y llevar esperanza donde el dolor la ha extinguido; esas son las cosas verdaderamente grandes para mí.

A veces los hombres están demasiado enfocados en hacer grandes cosas para mí, y descuidan aquellas pequeñas, que transformarían el mundo en un lugar mejor.

Quizás olvidan que alentar, sanar, amar, compartir, escuchar y consolar, son las obras que hizo Jesús, y su obra fue tan grande ,que aun hoy sigue conquistando corazones.

Quien hace grandes cosas para mí, muchas veces no percibe la grandeza de su obra.Puede que el mundo no le aplauda, pero el cielo reconoce lo que ha hecho como extraordinario, y eso es lo que realmente importa.

Recuerdas la ofrenda de María Magdalena? Aquel perfume de alabastro derramado, para todos era un desperdicio; para mí ,fue un regalo de amor .

Y su acto quedó registrado en los libros del cielo y también en la tierra ,como perdurable recuerdo de que la obra no es grande por lo que se invierte ,sino por el amor que se entrega.

Así que si el marco de tu existencia resulta estrecho para el cuadro que tus aspiraciones han dibujado, recuerda, que no es el tamaño del cuadro lo que te convierte en un gran artista , sino el arte que eres capaz de plasmar en tan pequeño espacio.

Tú puedes hacer grandes cosas para mí, allí donde estás, detrás de un escritorio, en tu oficina, en el trabajo, en el hogar ,en tu vida ordinaria, en tus encuentros cotidianos, aún postrado en una cama, en una silla de ruedas, o incluso en la prisión. Si amas como Jesús amó, interrumpiendo el ciclo de maltratos con tu trato bondadoso; si le das razones a los que te rodean para creer que aún Dios existe porque se mueve a través de ti; y mantienes viva la esperanza de otros a pesar de las cicatrices que marcan tu vida , entonces...... estarás haciendo..... grandes cosas para mi.

Aliuska Baños Valdes - Fuerzas para vivir.